Tendencias que transforman el sector turístico en 2019

Son años dorados para el sector turístico: experimenta, se diversifica y se especializa. La consigna es crear espacios que no sean meramente de tránsito, sino oasis para el descanso y la recreación. En el fondo, la consigna es edificar recuerdos y emociones, de modo que cuando los viajeros recapitulen el álbum fotográfico de sus vidas se vean a sí mismos con su familia, sentados en la terraza de alguna lujosa habitación, compartiendo el momento sublime en que el atardecer estalla o quizás flotando boca arriba en una alberca que se funde con el horizonte, el cielo y el mar. De vez en cuando toda persona necesita tomar un profundo y exquisito suspiro vacacional, y dejar que el oleaje del mar arrulle los pensamientos estresantes de la ciudad.

Lo que hoy en día se busca ofrecer a los huéspedes es una experiencia extraordinaria: salir de la rutina para entrar en el paraíso, crear espacios donde se puede respirar más hondo, mejor. Si bien es cierto que el gremio se ha dedicado a construir hoteles, restaurantes y otros sitios para la recreación, jamás han perdido de vista que, en el fondo su consigna es edificar recuerdos y emociones.

Tendencia potente y creciente: Apps para reservar

Estas rennovaciones se posibilitaron gracias a una de las tendencias potentes y crecientes: una relación sinérgica con las apps. Las páginas y aplicaciones programadas para encontrar vuelos más baratos (Kayak, Skyscanner, Hitlist, entre otras), para rastrear las mejores ofertas hoteles (HotelTonight, Marriot, Expedia) y aquellas otras que empoderaron a los viajeros (TripAdvisor, Travel Reviews, Zicasso) fueron un revulsivo para la industria.Estudios demuestran que la mayoría de las reservaciones se hacen online y consecuentemente ahora no sólo se busca reservar hoteles, sino toda clase de actividades.

Sin embargo, esto es apenas la punta del iceberg en lo que a la aplicación de tecnologías en este sector: bots, robots, automatización, realidad virtual, el internet de las cosas, reservas a través de monedas electrónicas e inteligencia artificial empiezan a implantarse o se encuentran a la vuelta de la esquina.

Otra tendencia notable e in crescendo es el involucramiento de los empresarios del turismo con el movimiento sustentable. Todas las áreas del conocimiento se han abocado a luchar contra el cambio climático. La industria hotelera de nuestros tiempos, altamente influenciada por las preocupaciones de los clientes y las futuras generaciones de viajeros, acaba de comprobar, con el caso del sargazo en la en Cancún, una de sus capitales mundiales, como el descuido del medio ambiente puede afectar directa y devastadoramente su negocio.

Por eso, a la oferta de ecoturismo que se expande desde hace años, se suman nuevas consideraciones en materia de ahorro y eficiencia energética, así como la institucionalización de políticas para la eliminación de plásticos, el aprovechamiento de desperdicios y la implementación de compostas rápidas.

Una tendencia a destacar es la consigna de volver a imaginar las habitaciones. Durante décadas parecía que los cuartos de hotel habían sido diseñados no sólo bajo los mismos estándares y parámetros, sino por la misma mente. En pleno siglo XXI, la creatividad ha tomado control del asunto y en consecuencia se han diversificado. Desde las grandes cadenas hoteleras hasta los pequeños hoteles boutiques crean atmósferas para todos los gustos e intereses, desde el minimalismo hasta al barroco, desde lo clásico hasta lo futurista. Hoy en día, abrir la puerta de una habitación puede ser cómo acceder a un vórtice a otra dimensión.

Otros valores imperantes son la experimentación y la personalización. No sólo la mercadotecnia del turismo funciona de modo personalizado. Hoy en día los hoteles ofrecen todas las comodidades a la medida de cada viajero.

Uno de los patrones más recurrentes consiste en la búsqueda de los turistas por experimentar a fondo la cultura local. No importa si se trata de vivencias gastronómicas, tradiciones, vestimenta, artesanías o cualquier otra expresión cultural, los hoteles tienen la respuesta.

En el año 2019 los viajeros buscan experiencias inmersivas y los hoteleros están preparados para ofrecerlas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *